Comisión de Formación

 

 

 

Constituciones de los Hermanos Maristas de la Enseñanza. No. 95.

 
 

La vitalidad de nuestra familia religiosa y la fidelidad a su misión dependen, en gran parte, de la formación de sus miembros. El Instituto se preocupa de que ésta sea sólida y adaptada a la personalidad y cultura de cada uno. Formar hombres capaces de entregar toda su vida a Dios, en el seno de una comunidad apostólica marista, es el objetivo que unifica las diversas etapas de la formación.

 

Bajo la acción del Espíritu Santo y con la ayuda de los formadores, cada uno es el artífice principal de su formación.