Proyecto Marista Manabí

 

 

Atardecía el 16 de abril del 2016 cuando  la tierra, herida en sus mismas entrañas, se estremeció de tal manera que produjo desolación y muerte en varias provincias costeras del noroeste ecuatoriano, especialmente en Esmeraldas y Manabí.

 

Desde el primer momento se despertó el espíritu solidario, no solamente de la sociedad, sino de quienes conformamos la gran familia marista ecuatoriana.

 

El apoyo, de personas e instituciones, se concretó en alimentos no perecibles, agua, ropa, kits de aseo y de todo cuanto pudiera paliar las necesidades de quienes lo habían perdido todo; además de la presencia y del trabajo voluntario.

 

Ante la magnitud de los daños, se conformó un Equipo Central de Coordinación, compuesto por Hermanos y laicos, apoyados eficientemente por la Unidad Educativa Marista de Santo Domingo y la mayoría de las instituciones; así surge el “Proyecto Marista Manabí”

 

No era suficiente la solidaridad en los pequeños, como significativos detalles, se necesitaba construir viviendas para los damnificados que lo habían perdido todo. Es cierto que el gobierno y muchas instituciones apoyaron en esta tarea, pero nuestro objetivo se concretó en un significativo slogan “llegar donde nadie llega”, como El Limón, Estero Seco, Bijahual, El Venado, Garrapata, Bigua; en plena montaña manabita.

 

Apoyados por las Hermanas Oblatas y el párroco del Cantón Jama, provincia de Manabí, se hicieron varias visitas y levantamiento de lugares y familias con mayor necesidad y que nadie había ayudado.

 

Se diseñaron varios tipos de casa y de diversos materiales; se descartaron aquellas que se utilizarían madera y las que acarrearían peligro sísmico. Se optó por un tipo de vivienda prefabricada, antisísmica, antihumedad, antiinflamable y otras garantías técnicas; resultando una vivienda con tres habitaciones, un baño con ducha y un espacio suficiente para cocina – comedor. El valor ha sido muy significativo, pero quienes la ven, se quedan encantados. Resaltamos el espíritu solidario de las brigadas y técnicos que llevaron adelante la obra física.

 

Se han construido 15 casas, se ha colaborado en la reconstrucción de capillas y otras ayudas de menor cuantía, con el apoyo económico de personas, de grupos, de instituciones, de provincias maristas y, especialmente, de la Provincia Norandina y de la Agrupación Marista Ecuatoriana, pera todos ellos, como decimos en Ecuador, “Dios les pague”.

 

Nos alegramos que muchas familias, que lo perdieron todo, tengan la posibilidad de un nuevo comienzo, al igual que el mundo marista, luego de la celebración de su bicentenario.

 

Con una emotiva celebración en cada una de las casas y un encuentro en la iglesia parroquial de Jama se hizo la entrega oficial de las viviendas.

 

 

Hno. Mariano Morante M.

Solidaridad – Ecuador

 

Rate this item
(0 votes)