Coloquio Vocacional

 

 

Maristas de Champagnat en camino al nuevo La Valla

 

 

Después de realizado el V capítulo provincial, en Quito- Ecuador del 12 al 16 de 2014, las diferentes presencias que conforman la Provincia Norandina, emprendieron una nueva etapa a la luz de los llamados surgidos en él, Místicos y profetas dentro de las comunidades a partir de la formación y la vocación fue el llamado sonoro para todos los maristas de Champagnat.

 

Tanto la comisión de Hermanos hoy como la del laicado, Laicos proyectaron el alcance de algunas metas y lograr una nueva Cultura Vocacional que prolongue la vivencia plena de los principios propios de la filosofía del instituto.

 

Durante ocho meses y bajo el amparo de varios ejercicios de reflexión, análisis y conversación en torno a la configuración de una Vocación Marista, (que traspase incluso las fronteras de la comunidad) las diferentes localidades abordaron y construyeron  un ideario y algunas estrategias para impregnar y fortalecer sus contextos en torno a esta necesidad y se prepararon para participar en el primer Coloquio Vocacional, que se lleva a cabo entre los días 27 al 29 de octubre en Chía – Colombia. El mencionado evento, se realiza una vez concluido el XXII Capítulo General de los Maristas de Champagnat, en el que se han definido algunas líneas de trabajo para el comienzo del tercer centenario.

 

Durante tres días y congregados en la mesa del Nuevo La Valla se da inicio al coloquio que permite que 13 Hermanos y 49 Laicos de la Provincia Norandina compartan reflexiones y opiniones sobre los llamados que guiaran el horizonte de la comunidad de los hermanitos de Maria en los próximos ocho años. En esta oportunidad, se pone sobre la mesa algunos aspectos coyunturales para el desarrollo de una Cultura Vocacional que permita responder audazmente a las necesidades nuevas y emergentes.

 

La jornada inicia de la mano del Hermano Provincial, Cesar Augusto Rojas, quien da a conocer algunos pormenores surgidos en el seno del Capítulo General, desde donde como es costumbre, sobresalen elementos clave para orientar el trabajo de las diferentes obras con las que en la provincia se hace vida en legado siempre vigente de su fundador San Marcelino. Entre ellos: el formar una familia carismática y global, que sea luz para el mundo en las realidades más profundas; ser el rostro y las manos de la tierna misericordia con la lozanía de un espíritu de acogida y de puertas siempre abiertas; inspirar la creatividad para construir puentes que faciliten el actuar de Dios en los corazones, dándose al milagro de la transformación humana; caminar con los niños y jóvenes en las fronteras, “haciéndonos los encontradizos” para compartir el encuentro con Jesús y responder con audacia y prontitud a las necesidades, llevando la cruz al mismo tiempo como pretexto para la común unión. Concluyó este momento con la presentación del saludo del Hno. Ernesto Sánchez quien había sido invitado al evento, pero que por su nueva agenda como Superior General tuvo que declinar.

 

El coloquio se desarrolló en medio de efusivas charlas, apasionadas discusiones y la apertura a diferentes enfoques con un solo denominador común “Vivir en Jesús por las vocaciones”. Los temas expuestos permitieron el interactuar y la búsqueda de caminos comunes en el aliento de una espiritualidad que permite a la persona un actuar auténtico dentro de la vocación,  y el vivir en y con el otro, entendiendo su implicación en el misterio de Dios, que co-habita como el más maravilloso de los dones para dar respuesta al llamado de Jesús, sujetados siempre de la mano de la Buena Madre.

 

El día sábado 28 de octubre, se escuchó la voz del grupo de Hermanos y de Laicos de las tres naciones de la provincia, dentro de una dinámica que dividió al equipo en cuatro mesas de trabajo, en las que se abordaron temas como. antropología de la vocación, cuyo propósito fue desarrollado por el Hno. Tony León y Constanza Rojas, quienes invitaron a entender qué es la vocación y a poner todo en la misión, siendo auténticos frente al llamado, entendiendo que este no se da en un momento único y definitivo, sino que se establece en el ser como una conversación permanente, como una praxis que va más allá de la vida misma.

 

Asimismo, con el apoyo del Hno Diego Antón y María José Torres, se realizaron varias disertaciones sobre la espiritualidad de la vocación y la necesidad del encuentro con Jesús desde la oración, desde la contemplación y el silencio, permitiendo de este modo la cercanía con el creador desde el interior de cada uno, donde el fuego del Espíritu Santo inunda la vocación. Con ello se exhorta a los integrantes a vivir en el espíritu sintiéndose amados y a amar y a reconocer al próximo también como hijo de Dios.

 

Por otro lado, el Hno Nelson Cardona y Cristina Ángel, facilitaron la integración de Laicos y de Hermanos a partir del discernimiento de algunos puntos clave que son base para entender y corresponder al acompañamiento de la vocación, entre los que se resalta la necesidad de una vida en común unión como respuesta a la voluntad divina, dentro de un íntimo y constante diálogo con el arquitecto de la vida; la búsqueda y el reconocimiento de su plan sobre cada ser y su conversión constante, así como el sentido de pertenencia eclesial en el que el eje primordial sea el más necesitado, dejándose dominar  de este modo, por el espíritu de Dios en libertad, en un estado de plena acogida.

 

Al finalizar el segundo día de encuentro, el Hno Javier Echeverry, en compañía de Moisés Beltrán, invitaron a analizar el ideario construido a partir del concepto de Cultura Vocacional y las implicaciones que le  subyacen  dentro de la vida del instituto. Lo anterior, permitió evidenciar distintas posturas y sugerencias en torno a su definición, concibiéndolo como un estado de vida elegido, que permite entender y llevar de prisa a la periferia el mensaje real y fiel de Jesús como signo de apertura; al estilo de María y de Champagnat; buscando lo sagrado dentro de las múltiples experiencias, en una atmósfera de servicio en la se desarrolle un habitat de corresponsabilidad con este mundo herido, que necesita del actuar individual dentro de un espacio comunitario en el que los llamados se conjuguen en un solo espíritu. 

 

Colocando sobre la mesa el último Plan Provincial de la Pastoral Vocacional, el día 29 de octubre el Hno Carlos Alberto Rojas orientó la revisión de aciertos, vacíos y posibles errores presentes en las comunidades de los tres países, teniendo en cuenta lo registrado en el mencionado documento, con el ánimo de encontrar puntos neurálgicos para el alcance de los propósitos fundamentales de la Pastoral..

 

La voz general de la asamblea Marista congregada en el coloquio, renovó la necesidad de tener en todas las comunidades, fraternidades y obras, equipos laicales estructurados que con un ideario dirigido a cada contexto permita reavivar el carisma y espíritu de Champagnat. Asimismo, acompañar y madurar procesos vocacionales en los últimos años escolares, divulgando y promocionando con más fuerza equipos como CAJUMA como “semilla de nuevos comienzos”.

 

Ya acercándose al cierre, se comparten conclusiones, retos y llamados personales con la certeza de estar compartiendo un carisma vigente, con la ilusión de seguir caminando con María, la mujer fiel y humilde que responde a la voluntad de Dios y con la satisfacción de pertenecer a una generación Marista optimista, comprometida, cuestionadora de realidades y sobre todo deseosa de ser promotora de vida y constructora de puentes que permitan traspasar las barreras sociales, dando a conocer a Jesús y haciéndolo amar, como herencia viva de Champagnat. Junto a ello, se disfruta de la exposición realizada por el Hermano Tony León, quien comparte los íconos del nuevo comienzo, que como respuestas visuales permiten entender el trasfondo de los llamados surgidos desde el XXII capítulo general de los Maristas de Champagnat

 

Cada uno de los Hermanos, Laicas y Laicos participantes retornan a casa, a sus comunidades, impregnados por el espíritu de Jesús, quien invita a escuchar con humildad la solicitud de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, alimentados de este nuevo La Valla, que como lo menciona el Hermano Ernesto Sánchez Barba, Superior general de los Maristas de Champagnat  “nos hace coparticipes”, “nos hace parte activa de este nuevo comienzo, que apunta a qué todos reciban el amor de Dios y de María y a que sientan el corazón de Champagnat, que sigue latiendo con mucha fuerza”   

 

De esta manera se llega al culmen del encuentro, esperando con anhelo el VI Capítulo Provincial que tendrá lugar en Venezuela del 01 al 06 de diciembre y desde donde se encenderán nuevos faros para salir de prisa como Maristas de Champagnat al encuentro del hermano.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)