Pastoral Educativa

Está conformada a partir de una Comisión constituida por  Hermanos y Laicos de los tres países que tienen como misión fundamental animar las actividades Educativas de manera coordinada y conjunta en la Provincia.

 

Las propuestas que se  construyen y desarrollan buscan:

Ø  Brindar el apoyo necesario a todas las obras Maristas en la  reflexión de nuevas vías de educación, de evaluación y de acción en la labor con los niños, adolescentes y jóvenes.

Ø  Propiciar escenarios de renovación y cambio hacia prácticas docentes que viabilicen la formación para estos tiempos. Nuestro estilo educativo se fundamenta en una visión verdaderamente integral de la educación, que busca conscientemente comunicar valores. A la vez que compartimos esta misma visión con muchos educadores, especialmente en los ámbitos de Iglesia, nosotros utilizamos una metodología pedagógica propia que Marcelino y los primeros Maristas.

Ø  Que la escuela marista sea un lugar de aprendizaje, de vida, de evangelización. Como escuela, enseña a los alumnos “a aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos, a ser”. Como escuela católica, es un lugar de comunidad en el cual se vive y transmite la fe, la esperanza y el amor, y en el que los alumnos aprenden progresivamente a armonizar fe, cultura y vida. Como escuela católica de tradición marista, adopta el principio de Marcelino de educar a los niños y jóvenes a la manera de María (M.E.M 126-127).

 

Hacemos nuestro el pensamiento de Champagnat: “para educar bien a los niños hay que amarlos, y amarlos a todos por igual”. Según este principio, las características particulares de nuestro estilo educativo son: presencia, sencillez, espíritu de familia, amor al trabajo y seguir el modelo de María. Intentamos adoptar estas actitudes y valores como nuestra forma de inculturar el Evangelio. (M.E.M. 97-98).

 

El modelo de formación Marista de la Pastoral Educativa se caracteriza por:

  • Formar en valores cristianos como son fe, esperanza y caridad y, la comprensión integral del ser humano.
  • Promover la educación integral de la comunidad educativa fundamentada en una visión cristiana del ser; basado en un currículo humanista.
  • Guiar a la comunidad en su búsqueda de autoconocimiento y aprendizaje.
  • Establecer grupos de trabajo, esto permite que los individuos se unan, se apoyen mutuamente.
  • Indagar acerca de los estilos y ritmos de aprendizaje.
  • El fortalecimiento del espíritu de familia y de la fraternidad, la vocación para servir a los demás desde la solidaridad, la participación y liderazgo.

 

Colombia  
 
Ecuador  
   
Venezuela  
   

 

Rate this item
(1 Vote)